Fisioterapia y masaje


Tratamiento de Fisioterapia

En las sesiones de fisioterapia se realiza una valoración y tratamiento individualizado. La mayor parte de los tratamientos se realizan de forma manual, aunque cuando se hace referencia al término de “terapia manual” nos referimos a la utilización de técnicas dirigidas a la mejora de los problemas del sistema musculoesquelético, tanto de la columna (artrosis, hernias discales…) como de las extremidades.

Los tratamientos de terapia manual combinan técnicas de tejidos blandos como el masaje, el estiramiento o la fibrolisis diacutánea (ganchos) con técnicas articulares derivadas de diferentes disciplinas como la osteopatía o la quiropraxia.

Además cuando el dolor provocado por puntos gatillos miofasciales o puntos trigger, es un dolor de origen musculoesquelético (dolor de cabeza de causa muscular, o  en la zona del músculo trapecio, entre otros). Existen dos modalidades de tratamiento perfectamente complementarias: la conservadora (compresión, masaje, estiramiento del punto gatillo miofascial…) y la invasiva (tratamiento con punción seca del punto gatillo miofascial).

Drenaje linfático manual

El drenaje linfático es una técnica de masaje muy suave en la que se estimula la evacuación de la linfa de los ganglios linfáticos y se mejora con ello la circulación de la misma. Durante la sesión de drenaje linfático se realizan maniobras de movilización de la linfa hacia los ganglios para después conseguir su vaciado.

Para potenciar el efecto del drenaje se realiza posteriormente una envoltura con una crema fría.

El drenaje está especialmente indicado para personas problemas circulatorios venosos y linfáticos.

Masaje relajante o terapeútico

Mejora la circulación sanguínea, ayudando a que pase por zonas donde es deficiente. Actúa sobre el sistema nervioso periférico haciendo más rápida la regeneración del tejido nervioso. La piel se mulle y favorece la caída de células muertas, por lo que acelera el recambio de las mismas, transpirando más rápidamente a través de los poros al encontrarse desobstruidos. Aumenta la vascularización y eleva la temperatura del tejido muscular relajándolo.

Reflexología 

En los pies y en las manos existen áreas que son reflejo de cada componente del organismo. La adecuación sobre esas zonas puede ayudar a mejorar las funciones de órganos y aparatos, para que recuperen el equilibrio perdido o se opongan a la agresión de agentes capaces de desarrollar enfermedades.